Uso de Cookies Este sitio web utiliza cookies de terceros para analizar y medir la navegación y mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. ACEPTAR
985.321.525
Estas en: ALZHEIMER

LA ENFERMEDAD

QUE ES…
Descrita por Aloise Alzheimer en 1907, la enfermedad es un proceso degenerativo del sistema nervioso, de curso progresivo y generalmente de larga duración (10 – 15 años), que origina un deterioro cognitivo y, por ello, una pérdida de la autonomía y de la independencia del individuo.
Las lesiones histológicas, características de la enfermedad, se localizan en la corteza cerebral, sobre todo a nivel de los lóbulos temporales y parietales, y son las denominadas placas seniles y ovillos neurofibriales, además del depósito de material amiloideo en las paredes de los vasos sanguíneos.
La causa de la enfermedad de Alzheimer continúa siendo desconocida hoy en día, si bien son muchos los avances científicos acontecidos en la última década en este campo de la ciencia.
Los principales factores de riesgo para padecer la enfermedad de Alzheimer son la edad avanzada y la herencia (historia familiar de primer grado positiva).

LOS SÍNTOMAS PRINCIPALES SON…
La pérdida progresiva de memoria (amnesia) que impide al principio nuevos aprendizajes, y que, con el paso del tiempo, conduce al olvido de las vivencias más antiguas y personales.
El trastorno del lenguaje (afasia), que suele comenzar con una dificultad para evocar el nombre de las cosas y que, poco a poco, puede ir afectando a toda su elaboración, incluida la comprensión del significado de las palabras.
La incapacidad para realizar actos motores seriados y consecutivos, necesarios para concluir una acción dada (apraxia).
El deterioro del pensamiento abstracto y del juicio crítico, que provocan una limitación para resolver las cuestiones cotidianas de la vida.
Los problemas para la orientación correcta, primero en el tiempo, después en el espacio, y finalmente en las personas.
Los trastornos de conducta y el cambio en la personalidad.

DEBEMOS SABER QUE….
La enfermedad del Alzheimer es la causa más frecuente de demencia. Del total de las personas que padecen una demencia, el 50 – 70% sufren la enfermedad de Alzheimer. En la actualidad no existe un censo del número de enfermos que hay en Asturias. Se barajan varias cifras entre 18.000 y 20.000 personas enfermas.
Afecta sobre todo, a las personas mayores, de 65 años (Alzheimer de inicio tardío) si bien, en ocasiones, se presenta a edades más jóvenes (Alzheimer de inicio precoz).
Se conocen, hasta el momento actual varias mutaciones genéticas localizadas en los cromosomas 1, 14, 19 y 21. La herencia puede seguir un patrón autosómico dominante en las formas de inicio muy precoz.
La apolipoproteína E se relaciona con la enfermedad de Alzheimer en numerosos estudios. El genotipo APO-E 4/4 se considera un factor de riesgo para padecer la enfermedad, sobre todo al alcanzar edades avanzadas.
No existe un marcador diagnostico específico. El diagnóstico de la enfermedad se establece, con un alto nivel de seguridad, mediante el examen clínico detallado y tras la exclusión de otros procesos demenciales, utilizando diferentes pruebas complementarias.
Disponemos de numerosos tratamientos sintomáticos para aliviar o mejorar los síntomas que caracterizan la enfermedad. Sin embargo, no existe tratamiento curativo ni preventivo.
La investigación tiene abiertas varias líneas y cada vez se va conociendo más información sobre la enfermedad.

ES FUNDAMENTAL….
Establecer un diagnóstico preciso cuando aparecen los primeros síntomas.
Tener una información clara y precisa acerca de la enfermedad.
Consultar cualquier duda que nos surja a quienes puedan resolverla (Equipo de Atención Primaria, Atención Especializada, Asociación de Familiares…).
Saber que el enfermo puede sufrir otras enfermedades sobreañadidas. ¡No debemos atribuir todos los cambios, sobre todo los empeoramientos agudos, a la enfermedad de Alzheimer! Muchas de estas intercurrencias son tratables y curables (infecciones, deshidratación, fármacos pautados…).
Comprender y aceptar la enfermedad es el primer paso para afrontar el problema. Debemos “reajustar” la vida familiar a la nueva situación.
Buscar apoyo en otros miembros de la familia, amigos, profesionales… para disminuir el estrés y la carga a que nos somete esta vivencia crónica, prolongada y diaria.
« Volver

Redes

© 2016 Asociación Democrática Asturiana de Familias con Alzheimer del Principado de Asturias  |  Aviso Legal y Política Privacidad  |  Contacto  |  985 32 15 25